Mostrando los 3 resultados

Baterías AGM EMMITS

Las baterías de modelo AGM son las más utilizadas para caravanas y otros vehículos de recreo, ya que sus características son perfectas para este uso. No tienen mantenimiento, ni liberan gases, son compactas y pueden instalarse en cualquier posición.

Puede que estés familiarizado con las baterías para caravana AGM, que si bien tienen las mismas funciones que otras baterías similares, poseen otras características. En particular, que cuentan con la función de almacenar energía eléctrica para el motor. Pero también para el alternador cuando no es suficiente para aportar la suficiente energía para otros aparatos en el vehículo.

Este tipo de baterías se caracterizan por utilizarse para cuando se requiere de una alta potencia -como ocurre durante el arranque del vehículo-, además de contar con válvulas de seguridad presurizadas. Dichas válvulas tienen la cualidad de evitar fugas del gas que contienen en su interior.

Por otra parte, las baterías AGM también se conocen como baterías secas y son las mejores baterías para caravanas gracias a su alta resistencia a múltiples ciclos de carga y descarga. Además, cargan muy rápido, el tiempo de almacenamiento es óptimo y tienen una elevada potencia específica, no necesitan de mantenimiento alguno y duran muchísimo tiempo.

Sin duda, al conocer las características de las baterías AGM, querrás tenerlas en tu vehículo. Pero ¿en realidad se adaptan a todo tipo de vehículo? Como mencionamos antes, se trata de baterías que no requieren de mantenimiento y son a prueba de fugas, debido a sus características y tienten la cualidad de ser el acumulador de energía ideal.

Por tanto, las baterías para caravana AGM se recomiendan para coches de gama media alta, así como para vehículos deportivos utilitarios. Este tipo de vehículos cuentan con sistemas start-stop, así como recuperación de la energía de frenado, así como accesorios avanzados. Ten muy en cuenta que si tu vehículo cuenta con una batería AGM, debe sustituirse por una igual. Y en caso de que tengas una batería EFB y quieras cambiar a AGM, debes hacerlo solo en caso de que haya una mayor demanda de energía o un requerimiento de la batería.

Las baterías AGM se caracterizan por su diseño sellado, que evita la fuga de ácido y hace que sean seguras para su uso en interiores. El electrolito se absorbe en un separador de fibra de vidrio, lo que ayuda a mantener una alta densidad de energía y una baja resistencia interna. Esto se traduce en una mayor eficiencia y capacidad de carga, así como una mayor durabilidad a lo largo del tiempo.

Además, las baterías AGM son libres de mantenimiento, lo que significa que no es necesario añadir agua destilada periódicamente como en las baterías convencionales. Esto las hace ideales para aplicaciones donde es difícil o inconveniente acceder a la batería regularmente.

Otra ventaja de las baterías AGM es su capacidad para funcionar en diferentes posiciones. A diferencia de las baterías de plomo-ácido convencionales, las baterías AGM no requieren estar en posición vertical, lo que las hace más versátiles y fáciles de instalar en diferentes espacios.

Las baterías AGM encuentran aplicaciones en una amplia variedad de sectores debido a sus características y ventajas. En el sector de la automoción, estas baterías se utilizan en vehículos de recreo, caravanas y barcos, ya que su diseño sellado las hace seguras para su uso en espacios reducidos.

En el sector de las energías renovables, las baterías AGM son utilizadas en sistemas de almacenamiento de energía, como paneles solares y turbinas eólicas. Su alta capacidad de carga y su resistencia a las condiciones ambientales adversas las convierten en una opción ideal para estas aplicaciones.

Además, las baterías AGM son utilizadas en el sector de las telecomunicaciones, donde se requiere un suministro de energía fiable para las estaciones base y los sistemas de respaldo. Su diseño sellado y su capacidad para funcionar en diferentes posiciones las hacen ideales para estas aplicaciones.

Si te preguntas qué tipo de batería es la mejor para tu caravana, AGM o de gel, la respuesta es clara: las baterías AGM son la mejor opción en la mayoría de los casos.

Aquí te explicamos por qué:

Mayor potencia de arranque: Las baterías AGM son conocidas por su excelente potencia de arranque, lo que las convierte en la mejor opción para arrancar el motor de tu caravana, incluso en climas fríos.

Menor tamaño y peso: Son más compactas y ligeras que las baterías de gel, lo que te permite optimizar el espacio en tu caravana.

Precio más económico: Las baterías AGM son más accesibles que las de gel, lo que las convierte en una opción más atractiva para tu bolsillo.

Mayor disponibilidad: Las baterías AGM son más fáciles de encontrar que las de gel, lo que te facilita su compra y reemplazo.

Mantenimiento sencillo: Aunque las baterías AGM no son completamente libres de mantenimiento, requieren menos atención que las de gel, ya que no necesitan rellenado de agua con tanta frecuencia.

Vida útil: Si bien las baterías de gel tienen una vida útil ligeramente más larga, la diferencia no es tan significativa como para justificar el mayor costo y las demás desventajas.

Si tu batería AGM se ha descargado profundamente, no te preocupes, todavía hay esperanza de resucitarla. Aquí te explicamos cómo hacerlo:

  1. Carga con un cargador específico para baterías AGM:
  • Es fundamental utilizar un cargador diseñado para baterías AGM. Estos cargadores tienen un perfil de carga específico que ayuda a recuperar las baterías descargadas sin dañarlas.
  • Sigue las instrucciones del fabricante del cargador para realizar la carga correctamente.
  1. Carga lenta:
  • Una carga lenta a baja corriente (alrededor de 0.1C) puede ayudar a recuperar las células de la batería.
  • Este proceso puede tardar varias horas, pero es la forma más segura de resucitar una batería AGM profundamente descargada.
  1. Desulfatación:
  • La sulfatación es un proceso natural que ocurre en las baterías cuando se descargan profundamente.
  • Algunos cargadores AGM tienen un modo de desulfatación que puede ayudar a eliminar los sulfatos de las placas de la batería y mejorar su rendimiento.
  1. Repetir el proceso:
  • Es posible que necesites repetir el proceso de carga y desulfatación varias veces para recuperar completamente la batería.
  1. Monitorizar la batería:
  • Es importante monitorizar la batería mientras se carga y después de la carga para asegurarte de que se está recuperando correctamente.

Precauciones:

  • No uses un cargador convencional para cargar una batería AGM descargada. Estos cargadores pueden dañar la batería.
  • No intentes arrancar el motor de tu vehículo con una batería AGM descargada. Esto puede dañar la batería y el motor.
  • Si la batería no se recupera después de varios intentos, es posible que sea necesario reemplazarla.

Recuerda que los productos de EMMITS son líderes en el sector y puedes contactarnos rellenando el formulario de nuestra web, o llamándonos. ¡Estaremos encantados de resolver todas tus dudas!